Artículo de Opinión | LA TAPADERA DE LA DISCRIMINACIÓN.

El derecho de admisión.

Desde la discoteca aseguran que “si no pasaron, es porque estarían alterando el orden público en la cola”. Así justifica la discoteca “Trips” en La Manga, el hecho de no haber dejado pasar en la pasada noche del 16 de junio de 2018 a cuatro chicos de origen marroquí. Y desde Murcia Acoge nos preguntamos, si estaban alterando el orden público, ¿por qué no llamaron a los Cuerpos de Seguridad del Estado? Y no sólo eso, sino ¿por qué  además la discoteca les devolvió el dinero de las entradas a estos chicos, alteradores del orden público?

El periódico La Opinión de Murcia, recoge el suceso aludiendo no al origen racial o étnico de los chicos, sino a su supuesta profesión de religión, la musulmana, al titular la noticia como “Una discoteca de La Manga no deja entrar a cuatro chicos musulmanes”. Quién sabe si son o no musulmanes, o ateos, o budistas, pero no queremos entrar en esta cuestión. Desde Murcia Acoge nos planteamos, cuestionamos y reflexionamos hasta qué punto el “derecho de admisión” puede amparar actos supuestamente discriminatorios y contrarios al respeto y defensa de los derechos fundamentales.

Nuestra reflexión no pretende cuestionar la existencia del derecho de admisión, ni su regulación recogida en la Ley 2/2011, de 2 de marzo, de Admisión en Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de la Región de Murcia. Ya en esta ley en su Preámbulo reconoce tres aspectos relevantes en cuanto al ejercicio del derecho de acceso a establecimientos públicos, dos de ellos son los siguientes:

1.- La protección de los usuarios de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos donde se desarrollan, es una de las exigencias sociales más demandadas.

2.- La formación de las personas que ejercen el control de acceso debe versar sobre el marco legal del ámbito de su actuación, así como acreditar los conocimientos y habilidades necesarias para poder evitar situaciones conflictivas, violentas, abusivas, arbitrarias o improcedentes.

3.-  La necesidad de establecer un apartado en la Ley de carácter obligatorio en el que se fijen una lista definida de limitaciones de acceso a los establecimientos públicos.

¿Será que las personas que ejercían el control de acceso la noche del 16 de junio en la discoteca Trips no tenían dicha formación o será que tenían la orden de discriminar o será que los chicos estaban incurriendo en una de las situaciones de limitación del acceso a los establecimientos públicos?Esas limitaciones son, según la ley: límite de aforo; hora de cierre; carecer de la edad mínima de acceso; manifestar actitudes violentas, agresivas, provocar altercados; portar armas u objetos susceptibles de ser usados como tales; poner en peligro o causar molestias a otros usuarios. En el audio que aparece publicado en el diario La Opinión, ninguno de los controladores de acceso hacen mención o alusión a algunas de estas causas cuando los chicos les preguntan el motivo de la denegación del acceso a la discoteca.

En cualquier caso, el hecho es que no los dejaron entrar.

Desde Murcia Acoge nos posicionamos claramente a favor de la igualdad de trato y no discriminación por motivos de género, raza, color, origen nacional o étnico, religión, opinión política u otra, edad, o cualquier otra condición que tenga el propósito de afectar o deteriorar el goce completo de los derechos y libertades fundamentales.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Comunicados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: